Régimen especial del IVA: Criterio de Caja


Inicio > Últimas noticias

02/12/2013  -  Régimen especial del IVA: Criterio de Caja


RÉGIMEN ESPECIAL DEL IVA CON CRITERIO DE CAJA

Últimos días para tomar una difícil decisión.
La Ley de Apoyo a los Emprendedores y su Internalización publicada en el BOE el 28 de septiembre de 2013 incluye la aprobación del régimen especial del IVA con criterio de caja, una de las medidas más demandadas por las pequeñas y medianas empresas en los últimos años.

A partir de enero de 2014, las empresas que decidan (voluntariamente) acogerse a este sistema, declararán el IVA repercutido de las facturas una vez sean cobradas y desgravarán el IVA soportado de las facturas cuando sean abonadas.

Sin embargo, este sistema reclamado por las empresas por los problemas de liquidez que ha provocado la obligación de liquidar a la Agencia Tributaria un IVA “no cobrado”, tiene unas características y supone cumplir unos requisitos que es importante conocer para tomar la decisión correcta.

Requisitos

Podrán acogerse al régimen especial del criterio de caja, las empresas cuya facturación anual o volumen de operaciones durante el año natural anterior no haya superado los 2.000.000 de euros, para todas las operaciones realizadas con excepción de:
• Las acogidas a los regímenes especiales simplificado, de la agricultura, ganadería y pesca, del recargo de equivalencia,...
• Las entregas de bienes exentas de IVA.
• Las adquisiciones intracomunitarias de bienes.
• Las importaciones y las operaciones asimiladas a las importaciones
• Los autoconsumos de bienes y servicios.

Funcionamiento

- Para poder acogerse a éste nuevo régimen, la empresa deberá solicitarlo (modelo 036 ó 037) en el momento de tramitar el inicio de actividad o en el mes anterior al inicio del año natural en el que será de aplicación.

Desde ese momento la empresa tributará en ése régimen que se entenderá prorrogado anualmente, excepto si decidiese renunciar a él, en cuyo caso la renuncia tendría una validez mínima de tres años, o quedase excluido del mismo.

- En las operaciones que se acojan al Régimen especial de IVA de Caja, todas exceptuando las operaciones intracomunitarias, el impuesto se devengará en el momento del cobro, ya sea total o parcial, del importe percibido.

- Si no se ha producido el cobro, el devengo se producirá el 31 de diciembre del año inmediato y por lo tanto el aplazamiento en el pago del IVA a Hacienda es sólo temporal, ya que a final de año es necesario devengarlo todo.

- Es necesario acreditar el momento del cobro de la operación, ya sea total o parcial.

- IVA soportado- El criterio de IVA de caja se aplica tanto al IVA repercutido en los ingresos como al IVA soportado en las facturas de gastos, de manera la deducción del IVA soportado se retrasa hasta el momento en que efectúen el pago de las facturas a sus proveedores.

Así la cantidad a pagar resultará de la diferencia entre el IVA cobrado y el IVA realmente pagado.

- ¡¡Importante¡¡: Las empresas que no se hayan acogido a éste régimen pero que sean destinatarios de operaciones incluidas en el mismo, no podrán deducirse las cuotas soportadas hasta que no hayan abonado el pago total o parcial de las mismas. En caso de que no se hubieran satisfecho, no podría deducir el IVA de dichas facturas hasta el 31 de diciembre del año inmediato posterior a aquel en que se haya realizado la operación.

Obligaciones contables y formales

En el libro registro de facturas emitidas se incluirán las fechas de cobro, parcial o total, de la operación, con indicación por separado del importe correspondiente, en cada caso y el medio de cobro utilizado que pueda acreditar el cobro parcial o total de la operación.

En el libro registro de facturas recibidas, tanto los sujetos pasivos acogidos al sistema de caja como lo no acogidos deberán incluir las fechas de pago, parcial o total, de la operación, con indicación por separado del importe correspondiente, en cada caso y el medio de pago utilizado que pueda acreditar el pago parcial o total de la operación.

El nuevo régimen aprobado va obligar a la aplicación del criterio de devengo en las ventas y prestaciones de servicios y de caja para las adquisiciones y por tanto la imputación de una doble cuenta en el IVA dependiendo del cobro y del pago.

Obligaciones de facturación

Todas las facturas o copias expedidas por los sujetos acogidos al sistema especial deberán incluir la mención de “Régimen Especial del Criterio de Caja “.

Pros y contras

El régimen especial aporta importantes beneficios como el que supone poder retrasar el pago del IVA.

Hay un perfil de empresas que no vacilarán a la hora de acogerse al IVA de caja. Son las compañías que tienen como principales clientes a la Administración Pública, cuyo retraso en los pagos, especialmente en el ámbito autonómico y local, ha provocado graves problemas de tesorería a muchas sociedades.

Pero ya hay muchas voces que indican que apenas el 10% de las empresas optarán por el régimen especial.

Los sujetos pasivos que no se acojan al criterio de caja tendrán la dificultad añadida de estar a expensas de que sus proveedores sí utilicen ese criterio, lo que dará lugar a tener que realizar los ajustes por periodificación del IVA, para cuadrar los desfases entre el momento en que se soporta el IVA en factura y el momento en que éste es deducible (el momento del pago). La complicación de periodificar el IVA puede ser muy engorrosa.

Hay que tener en cuenta el coste administrativo que va a suponer por las obligaciones formales adicionales y el coste económico de adaptación de los sistemas contables
Existirán casos en los que resulte desfavorable, por ejemplo en el caso de que el retraso de los pagos a proveedores sea muy superior al retraso del cobro a clientes.

Las pequeñas empresas que vendan al consumidor final no tendrán ningún interés en aplicar el nuevo criterio y ello es así porque suelen cobrar el IVA en el momento de vender un producto y, por lo tanto, les resulta más cómodo mantener el viejo modelo que les permite deducirse el IVA soportado antes de pagar a sus proveedores.

Otro problema del sistema es que, por mandato europeo, las empresas con una cifra de negocios superior a dos millones de euros no pueden acogerse al IVA de caja. Estas sociedades siempre pagarán el IVA al emitir una factura, sin embargo, cuando actúen como clientes de pymes inscritas en el criterio de caja, no podrán deducirse el impuesto hasta que abonen su deuda. Es decir, se llevarán la parte negativa de los dos sistemas. Algunas grandes empresas ya están advirtiendo que no operarán con proveedores que utilicen el nuevo régimen. En este sentido, advierte que las empresas acogidas al régimen de caja deberán notificarlo en sus facturas y ello equivaldrá a un “sello de no calidad”. Los autónomos y empresas cuya facturación depende de los pedidos de grandes empresas optarán por la prudencia y rechazarán aplicar el criterio de caja. La legislación aprobada no permite discriminar por tipo de operación, es decir, si una empresa se acoge al criterio de caja, deberá aplicar este sistema en todas sus facturas, con independencia del destinatario.

Resúmen – 10 Claves que nos pueden ayudar a decidir

1.-Existe una fecha límite: hasta el 31 de diciembre de 2013 los empresarios que ingresen menos de dos millones de euros pueden elegir seguir con el actual sistema de IVA o acogerse al sistema de IVA de Caja.

2 .- Acogerse al nuevo sistema de IVA de Caja es algo totalmente voluntario. El empresario puede elegir el sistema de caja, para lo cual debe acogerse al modelo 340, pero también puede continuar como hasta ahora aplicando e sistema de IVA de devengo para lo cual no hacer ningún cambio al respecto.

3.- Cuando el empresario opte voluntariamente por el sistema de IVA de Caja tendrá que permanecer en él tres años. No podrá volver al sistema de devengo hasta trascurrido dicho plazo. Una vez pasado esos tres años, puede volver al sistema en el que estaba acogido hasta ahora.

5.- El empresario puede acogerse al criterio de caja en el mes de diciembre de cada año y será operativo a partir de enero del año siguiente.

6.- Principales diferencias con el sistema de devengo
Actualmente el empresario paga a Hacienda la diferencia resultante entre las facturas emitidas y las facturas recibidas, independientemente si están ya cobradas o pagadas. Si esa diferencia es negativa puede compensarla con el trimestre siguiente.
Con el IVA de Caja, el empresario no tiene que adelantar el IVA de las facturas no cobradas pero tampoco puede deducirse las facturas de los proveedores que no haya pagado.

7.- Este sistema implica aumentar las obligaciones formales y de control, debiendo anotar contablemente la forma de cobro o pago y el día exacto en el que se cobra y se paga una factura para realizar las liquidaciones de acuerdo a este criterio.

8.- Con el sistema de caja en la contabilidad de las compañías existirán dos tipos de proveedores: los proveedores que se hayan acogido al IVA de Caja y los que se mantengan en el sistema actual, lo cual podría dar lugar a una cierta discriminación si la empresa decidiera cambiar de proveedores por el esfuerzo contable añadido que suponen.

9.- Algunas grandes compañías ya han mencionado que no van a contratar a ningún proveedor que esté acogido al régimen de IVA de Caja por varios motivos:
- Muchos empresarios que pagan a 30, 60 o 90 días no van a poder deducirse el IVA de los proveedores acogidos al IVA de Caja si todavía no les han pagado. Sólo podrán deducirse dicho IVA cuando les abonen en su respetiva cuenta corriente el dinero de la factura.
- Además, esta nueva situación obligará a las firmas a dotarse de nuevas herramientas de gestión informática y algunos no están dispuestos a soportar el coste de implantación y exceso de horas de trabajo de sus contables.

10.- El contribuyente que se ha acogido al sistema de caja no está exento de forma indefinida de ingresar el IVA devengado, sino que tiene un plazo límite para hacerlo aunque no lo haya cobrado que es el 31 de diciembre del año siguiente a la emisión de la factura




Consulting Segovia SLP
C/ Los Coches, 7- 1ºb
40002- SEGOVIA
Telf. 921 426231
info@consultingsegovia.com
Cerrar ventana

Para participar en futuros procesos
de selección envíanos tu CV a la
siguiente dirección:

info@consultingsegovia.com

Gracias